Pages

miércoles, 29 de diciembre de 2010


Cuando se hablaba con él y él -lo que no siempre sucedía- traspasaba los límites de lo convencional y, dejándose llevar de su singular naturaleza, decía palabras personales y propias, entonces uno de nosotros no tenía más remedio que subordinársele, él había pensado más que otros hombres, poseía en asuntos del espíritu aquella serena objetividad, aquella segura reflexividad y sabiduría que sólo tienen las personas verdaderamente espirituales, a las que falta toda ambición y nunca desean brillar, ni convencer a los demás, ni siquiera tener razón.



Hermann Hesse
El lobo estepario

0 opiniones objetivas:

Publicar un comentario en la entrada